¿Cuándo es más barata la luz?

A veces no somos conscientes de que el precio de la luz oscila a lo largo del día variando así el coste final en nuestra factura de la luz. Puede que nunca hayas prestado atención a este aspecto, pero conociendo en qué momento la electricidad es más barata podrás empezar a ahorrar en tu factura de la luz.

Saber cuándo es más barata la luz es posible y puede ser una buena forma de empezar el ahorro, aquí te lo contamos.

Es importante también conocer la composición de los conceptos que finalmente completan la factura de la luz. Son tres principalmente y están distribuidos de la siguiente forma. Un 25% de nuestro recibo lo componen los impuestos; el 35% es el consumo real que hacemos de la energía; y el 40% responde a los costes regulados, es decir, al transporte, distribución, etc.

Pues bien, en este caso, nos vamos a centrar en ese 35% que supone nuestro consumo real de electricidad, puesto que es el concepto que depende de nosotros y por tanto sobre el que podremos trabajar para reducir costes.

Factores que intervienen en el precio de la electricidad

Lo primero para saber el precio de la electricidad es tener en cuenta una serie de factores que pueden influir en la variación del coste final. Estos son algunos:

El precio del kWh

El consumo de la energía que gastas se mide en kWh, por lo que en el precio de tu factura viene indicado los kilovatios que gastas multiplicados por el precio que tiene cada uno. De tal forma que a mayor gasto de kWh, mayor precio final, siendo el precio de kWh uno de los factores que más influyen en la factura final de la luz.

Tipo de mercado

Siendo el kWh el indicador de medición de nuestro consumo, su precio es importante. En este caso, su precio dependerá de cómo tenemos contratada la electricidad. Si es a través del mercado libre o, por el contrario, con el mercado regulado.

El mercado libre el kWh costará siempre lo que usted haya pactado en su contrato. Mientras que si depende del mercado regulado, el precio puede variar cada hora según la oferta y la demanda de energía en cada momento.

Tipo de tarifa

El tipo de tarifa que tengamos contratada será determinante en nuestro precio de la electricidad. Existen varios tipos, desde aquellas orientadas para las contrataciones de alta tensión o de baja hasta las que permiten una retribución para los consumidores con derecho a bono social.

Elegida una opción u otra, en el caso de la tarifa de baja tensión, además el cliente podrá acogerse a la tarifa de discriminación horaria la cual establece dos períodos diferenciados en el día donde el precio de la luz variará.

En este caso, existirá un precio para a luz consumida durante el día y otro, diferente, para la noche. Las horas del día son conocidas como horas puntas y el precio de la luz será mayor. En cambio, durante la noche, las horas valle, la luz será más barata.

Es cierto que este tipo de tarifa obligará a un cambio de hábitos en el consumo de energía pero el ahorro en la factura final será notable.

Sabiendo que durante la noche es cuando la luz es más barata podrás empezar a ahorrar, pero también has de tener en cuenta que el precio de la electricidad, además de todos los factores mencionados antes, dependerá de la producción total de energía.

Esto quiere decir, que en momentos donde la producción de energía sea más bajo el precio de la luz será más elevado.

Este factor influye sobre todo en la producción de energía a partir de fuentes renovables, puesto que si estamos en períodos de sequía o escasez de viento, tanto la producción de energía a partir de fuentes como la hidráulica o la eólica, descenderá, encareciéndose así el precio del kWh y por tanto el de nuestra factura final.