Consejos para conseguir una eficiencia energética óptima en casa

Seguro que habrás oído hablar mil veces en los últimos tiempos sobre la eficiencia energética y es que en las condiciones en las que se encuentra el planeta, actuar bajo parámetros de consumo sostenible y controlado es primordial para frenar el cambio climático.

La eficiencia energética surge de la necesidad de frenar la contaminación generada por el consumo acelerado y descontrolado de energía. En la actualidad, el nivel de producción de bienes y servicios crece a un ritmo desorbitado y no se están teniendo en cuenta los efectos negativos de todos los procesos que se llevan a cabo. El planeta es el principal perjudicado con todas las consecuencias que ello supone para la humanidad, desde enfermedades respiratorias derivadas de la polución del aire hasta escasez de recursos por el abuso de estos.

Pero, ¿qué es la eficiencia energética? La eficiencia energética consiste en utilizar la energía de manera responsable y sacándole el máximo partido posible. Su principal fin es reducir el uso de energía y que la que usamos lo hagamos de una forma eficiente.

La eficiencia energética implica un empleo menor de energía en los procesos de producción, en definitiva, producir más con menos. Se trata, básicamente, de sacarle el máximo partido a la energía consumida y no derrochar.

Hoy te contaremos cómo convertir tu hogar en eficiente energéticamente sin dejarte la vida en ello. Simplemente aplicando pequeñas prácticas y siendo más conscientes de la energía que se malgasta, podremos empezar a conseguir tanto un ahorro energético como económico.

Iluminación

No hace falta que te digamos que no hay nada mejor que la luz natural y que debes aprovecharla al máximo, tanto como fuente de iluminación como de calor.

En el caso de la iluminación, la eficiencia energética no trata de ahorrar luz sino de iluminar mejor las estancias consumiendo menos electricidad, que al fin y al cabo repercute en el abaratamiento de la factura final de la luz.

Esto de iluminar mejor utilizando menos energía es posible con la instalación de luces LED. Está comprobado que pueden reducir hasta un 75% nuestro consumo aportando una iluminación óptima.

También conviene prestar atención a los colores de la estancia y así poner un tipo de iluminación u otra. Como ya sabes existe un gran variedad de tonalidades de luces LED, sólo tendrás que elegir la adecuada para obtener un espacio perfectamente iluminado.

Calefacción y refrigeración

Ya sabes que la calefacción constituye una fuente importante de consumo de energía por lo que mantenerla en perfecto estado puede ayudarnos a que su funcionamiento y consumo de energía sea óptimo.

No hay nada mejor para mantener una temperatura confortable dentro de nuestro hogar que contar con una buena aislación, este aspecto, de entrada, ya supone un ahorro energético importante y por tanto más cerca de la eficiencia.

Además de una buena aislación, conviene no superar en grados la temperatura 21ºC que se estima como idónea en invierno. Cada grado que aumentemos supone un consumo de un 10% más. Del mismo modo ocurre en verano con los sistema de refrigeración. Es aconsejable mantener nuestros equipos a 25ºC, ya que bajar esa temperatura podría suponer un incremento importante de consumo y por tanto de precio.

Aparatos electrónicos

En un mundo avanzado es impensable imaginarnos nuestra vida diaria sin la utilización de diferentes dispositivos eléctricos. En este sentido, conviene realizar un mantenimiento cada poco tiempo para comprobar que están en buen estado de lo contrario, el consumo energético podría dispararse alejándonos así de la eficiencia energética.

También debes prestar atención a la etiqueta que muestra el grado de eficiencia energética de los equipos que vas a comprar. Recuerda que los electrodomésticos con etiqueta A+ son los más eficientes, es decir, que realizan perfectamente sus funciones pero con un consumo de energía menor.

En cuanto a los electrodomésticos no olvides apagarlos por completo cuando no los estés utilizando para así evitar el consumo producido por el famoso modo stand by.

Como ves, todo lo que te hemos contado son pequeñas prácticas fáciles de aplicar. Recuerda que actuando bajo los parámetros de la eficiencia energética no sólo ahorras energía y dinero sino que contribuyes a la recuperación del planeta.